Tres amigos, uno adicto al funk, otro al rock y otro al folk, se encerraban en una bodega a mezclar sus estilos. Incorporaban trompetas, acordeones, pianos y ukeleles transformando así un sello propio. Sin embargo, dos de ellos se arrancaron un tiempo de Chile, uno por estudios y otro por amor, perdiendo totalmente el contacto entre los tres. La banda que aún no tenía nombre, había quedado en silencio (MUTE).

Scroll to top